•  
  •  

El ex dueño de los Marlins de Miami, Jeffrey Loría, ha anunciado que perdió alrededor de $141 millones en la venta de la franquicia de la MLB.

El grupo Jeter-Sherman pagó $1.2 billones el pasado agosto por el equipo.

Al no anunciar ganancias, Loría evade el pago que le debía a los gobiernos locales de Little Havana y Miami-Dade. Estas entidades financiaron en su mayoría la construcción del actual Marlins Park. A este acuerdo se llegó en el 2009, cuando Loría prometió el 5% de las ganancias para la ciudad en caso de una eventual venta en los próximos 10 años.

Los contadores y abogados de Loría publicaron documentos donde declaran que después de reducir $280 millones en deudas, $297 millones en pago de impuestos por la venta, $375 millones en valorización de la franquicia y $30 millones de consultorías, la transacción generó $0 de ganancias.

Los Marlins se vendieron por $1 billón de dólares más del precio al que los compró Loría en 1993 (un risible costo de $159 millones) por lo que declarar que no tuvo ganancias ha levantado sospechas.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, comenta que la municipalidad revisará los documentos y tomará acciones legales en contra del empresario, ya que este “se llenó los bolsillos con millones de dólares”.

El trato al que llegó el magnate con la municipalidad de Miami en el 2009 ha causado gran malestar en la zona. Se utilizaron $347 millones de fondos públicos para su construcción de $515 millones necesitados.

Adicionalmente la municipalidad pagó $13 millones en impuestos, $10 millones para demoler el Orange Bowl y $94 millones para construir infraestructura para parqueos.

El contrato también le permite a Loría cobrar $50 millones a la ciudad que se había separado del presupuesto para casos inesperados. El grupo Jeter-Sherman podría reclamarlo antes del mes de octubre.

La municipalidad tiene 30 días para protestar en contra de las declaraciones contables del polémico empresario.

Facebook Comments